Uber Cuba 130

Hay un cuento muy lindo de un niño que estaba enamorado de la luna. Y no lo podían sacar al jardín cuando había luna en el cielo, porque le tendía los bracitos como si la quisiera coger. Y se desmayaba de la desesperación porque la luna no venía. Hasta que un día, de tanto llorar, el niño se murió, en una noche de luna llena.

Uber Cuba no se quiere morir, porque nadie debe morirse mientras pueda servir para algo. Y la vida es como todas las cosas, que no debe deshacerlas sino el que puede volverlas a hacer. Es como robar, deshacer lo que no se puede volver a hacer. El que se mata, es un ladrón. El que hace silencio, asesina a alguien.

Pero Uber Cuba se parece al niñito del cuento, porque siempre quiere escribir para sus enemigos los cubanos más de lo que cabe en la internet, que es como querer coger la luna. Violentarla, violarla.

¿No les ofreció la historia insurreccionista del Capitolio, el tirano tierno en su vejez inverosímil, el cardinal de culo fornicador, la anciana analfabeta de 1961, la chilena suicidada por el Estado en la Isla, cimarrones y mayorales a ras de la centrífuga amarga de mi ingenio, y demás etcéteras fantasmagóricos de la Revolución Cubana?

¿No fui yo quien comparó el delicado derribo de torres gemelas con la caída cruel de estatuas confederadas, antes de pedir que los orines de los Marines recolonizaran el mármol claustrofóbico de José Martí? ¿Y quién sino este chofer de taxis Uber tuvo que declararse nazi ante la socialistada de radio y televisión Martí?

Da igual. Otras muchas cosas así les tengo escritas y muchas otras más les tendré que escribir. Uber Cuba es siempre todavía. Pero ahora desde la independencia radical de la autopublicación. Sin editores ni horarios. Ni comemierdad de comentaristas, ni responsabilidad incivil. A la bartola, al abordaje, a la burdajá.

No lo olvides. O, mejor, olvídalo pronto. El hombre de los Uber Cuba no fue tu amigo. Abro mi carro con el control remoto. Prendo el motor por simple contacto, sin necesidad de meter la llave. Ya acelera, ya vamos de nuevo. Uber Cuba está apenas por empezar.

Leave a Reply